Oración antes de leer la palabra 

Te doy gracias Señor, porque tu palabra sigue siendo viva y eficaz entre nosotros. Reconozco mi impotencia e incapacidad para comprenderla y dejarla vivir en mi ser y en mis relaciones con los que me rodean.

Tu palabra es más poderosa y más fuerte que mis debilidades, más eficaz que mi fragilidad, más penetrante que mis resistencias. Por esto te pido que me ilumines, para que la tomes en serio y me abra aquello que me manifiesta, para que confíe en ella y le permita actuar en mí de acuerdo con la riqueza de su poder.

 

Madre de Jesús, que confiaste, sin reservas, pidiendo que se cumpliera en ti, la palabra que te fue dirigida, dame el espíritu de disponibilidad para que a la luz de la Palabra encuentre la verdad sobre mi vida y pueda ayudar a los demás a encontrar de Dios sobre toda la creación.

 

Te lo pido, Padre, por Jesucristo, tu Palabra encarnada, por su muerte y resurrección, y por el Espíritu Santo que renueva  constantemente en nosotros la fuerza de esta palabra que me dispongo a escuchar con actitud de discípulo tuyo. Amén